Ciencia Animal

Caballo
07/2006 -

Cólicos equinos: mejora del diagnóstico para los casos más graves

Uno de los problemas más frecuentes que sufren los caballos son los denominados cólicos equinos, que pueden tener diferentes niveles de gravedad. Un grupo de científicos de la UAB ha llevado a cabo un estudio clínico con 115 equinos, utilizando los dos métodos de análisis descritos para el plasma del caballo. El método simplificado de iones fuertes de Constable se ha revelado como el más eficaz para detectar los procesos más graves.

Referencias

Artículo: A comparison of traditional and quantitative analysis of acid-base and electrolyte imbalances in horses with gastrointestinal disorders. Navarro, M; Monreal, L; Segura, D; Armengou, L; Anor, S. JOURNAL OF VETERINARY INTERNAL MEDICINE, 19 (6): 871-877 NOV-DEC 2005

Los procesos gastrointestinales agudos en équidos, conocidos también con el nombre de cólico equino, constituyen las urgencias más frecuentes y graves de la clínica de caballos en todo el mundo. Estos procesos en el sistema digestivo de estos animales pueden dar lugar a alteraciones marcadas en la concentración de electrolitos plasmáticos y a desequilibrios del estado ácido-base, que pueden variar en función de la gravedad y de la localización del problema. Estas alteraciones del equilibrio ácido-base y deficiencias electrolíticas deben ser detectadas y analizadas de forma precisa para corregirse durante la urgencia y evitar complicaciones metabólicas graves que pueden llevar a un rápido empeoramiento del animal. Sin embargo, no existen estudios que analicen estas alteraciones según el tipo de urgencia gastrointestinal, lo que puede suponer la prescripción de fluidoterapias erróneas en ocasiones.

El grupo del Servicio de Medicina Interna Equina del Departamento de Medicina y Cirugía Animal de la UAB ha realizado un estudio clínico con 115 caballos con cólico referidos de urgencia a la Unidad Equina del Hospital Clínic Veterinari de la UAB, con el objetivo de cuantificar los problemas electrolíticos y del estado ácido-base según los diferentes tipos de proceso gastrointestinal normalmente diagnosticados: obstrucciones intestinales simples, procesos con compromiso vascular de la pared intestinal (vólvulos, torsiones), procesos inflamatorios (enteritis) con diarrea y procesos inflamatorios sin diarrea. Además, también nos interesaba decidir qué método de interpretación del equilibrio ácido-base, entre los dos métodos que en la actualidad existen descritos para el plasma del caballo (método tradicional de Hendersson-Hasselbalch y método simplificado de iones fuertes de Constable) es el más eficaz.

El trabajo publicado en una revista de veterinaria especializada en Medicina Interna, Journal of Veterinary Internal Medicine, ha sido realizado por Marga Navarro, Lluis Monreal, Dídac Segura y Lara Armengou, miembros del Servicio de Medicina Interna Equina, y que es parte del estudio con el que obtuvo el título de Doctor en Veterinaria el primer firmante.

En el estudio se detectó que todos los tipos de cólico presentaban alteraciones electrolíticas comunes, caracterizadas principalmente por una disminución plasmática de la concentración de calcio iónico y de potasio. Sin embargo, el grupo de caballos con enteritis y diarrea fueron los que presentaron las deficiencias electrolíticas más intensas y complejas (descensos del sodio, potasio y magnesio, con incremento del cloruro entre otros). Además, al comparar los dos métodos de análisis del equilibrio ácido-base, aunque no se detectaron alteraciones marcadas en el valor de pH en ninguno de los grupos de cólico, la mayor parte de los animales presentaban desequilibrios ácido-base metabólicos. Siguiendo el método tradicional (Hendersson-Hasselbalch), el porcentaje de caballos con alteraciones ácido-básicas fue de un 26% en el grupo de procesos obstructivos, un 74% en el grupo de procesos isquémicos, un 87% en el grupo de enteritis sin diarrea y un 22% en el grupo de enteritis con diarreas. Sin embargo, los desequilibrios ácido-base más complejos, asociados a las pérdidas intensas de electrolitos por las heces y a la pérdida de proteína plasmática que presentan los caballos con enteritis y diarrea, sólo pudieron ser detectados cuando se empleó el modelo de análisis del equilibrio ácido-base simplificado de iones fuertes. Con este método, el porcentaje de caballos con alteraciones en el equilibrio ácido-base en el grupo de enteritis con diarrea, pasó del 22% al 78%, lo cual permite tratar a estos pacientes de forma más adecuada y asegurar una mejor evolución.

Lluís Monreal

Departamento de Medicina y Cirugía Animals

Universitat Autònoma de Barcelona

Lluis.Monreal@uab.es

Obtener en PDFObtener en PDF

Si tienes propuestas: premsa.ciencia@uab.es

2014 Universitat Autònoma de Barcelona

DL B.11870-2012 ISSN 2014-6388